En pie de guerra | La Camocha se queda

Mina La Camocha fue una mina subterránea de carbón que estuvo en producción desde 1935 hasta 2008, una de las tres empresas carboneras españolas subvencionadas por el Estado mediante contrato-programa. En torno a 1956 se adecuan en el poblado minero homónimo, en la periferia de Gijón (Asturias), unas casas unifamiliares austeras de 40 m2 que hasta entonces habían sido usadas como almacenes. Con ellas se pretendía atraer a mineros de las cuencas de los ríos Caudal y Nalón para trabajar en la mina gijonesa, enclavada en un entorno agro-ganadero alejado de las tradicionales cuencas mineras asturianas. Un total de 52 familias que buscaban un futuro para sus hijos e hijas acudieron a la llamada. Se asentaron en Gijón y vivieron en régimen de alquiler vitalicio, manteniendo y rehabilitando las viviendas en algunos casos durante más de 50 años.

La Comisión Europea puso fecha de clausura a La Mina de La Camocha a partir del 31 de diciembre de 2007. Dos días antes, la Junta General Extraordinaria de Accionistas decidió la liquidación de la compañía, constituida en 1992 tras la escisión de la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), que desde 1947 era la propietaria del pozo en el que se comenzó a extraer carbón en 1935.

Mina La Camocha cerró en 2008 en medio de uno de los mayores escándalos de fraude y corrupción de la minería asturiana: la mezcla de unas 100.000 toneladas de carbón importado o nacional de cielo abierto, más barato que el propio de la producción de Mina La Camocha, para su reventa a la térmica de Aboño, entre otras. A cambio, los responsables de la mina, ya condenados, cobraban las subvenciones destinadas al producto autóctono.

Tras el llamado ‘Fraude de La Camocha’ las viviendas de los mineros pasaron a ser un bien más de la liquidación concursal de la empresa, como si de escombreras de carbón, materiales o máquinas de carbón se trataran. La consecuencia es que, a día de hoy, 37 familias se enfrentan al desahucio de sus hogares por parte de la administración concursal de la mina La Camocha con el pretexto de pagar acreedores. Muchas de las personas amenazadas de desahucio son mayores, con pensiones ínfimas, viudas de mineros que dejaron su vida en la mina y a las que no se ofrece otra solución habitacional que la de pagar 90.000 euros por sus casa de toda la vida, construidas hace más de 50 años y con una superficie que apenas ronda los 40 metros cuadrados.

Un tasación injusta y desmesurada que choca con la que la empresa hizo en su día por valor de 5.000 euros y que está provocando mucho dolor social. La alternativa es pagar 45.000 euros por ellas si acreditan, con papeles que se firmaron cuando alguna de estas personas ni siquiera habían nacido, que han nacido y ocupado esas casas, cantidad que sigue siendo una estafa y un barbaridad.

Contra los desahucios de La Camocha sin alternativa habitacional, el sábado 23 de junio se celebrará una marcha que partirá de la Plaza de la Escandalera de Oviedo (Asturias) a las 11:30h. El derecho a la vivienda está recogido en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 y defenderlo es defender la legalidad. Y porque dejar a familias enteras en la calle es también despojarlas de sus raíces y su historia, No Más Precariedad estará el sábado en la capital asturiana dando su apoyo incondicional.

Cartel la camocha

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: